Material y accesorios

Saco de dormir y esterilla

Probablemente el saco de dormir es lo más importante después de las botas en la ascensión al Kilimanjaro. En los primeros días no es habitual un tiempo muy adverso pero las condiciones se irán volviendo más severas al llegar a los campamentos a 4.000 m en los que el frío por la noche puede ser muy intenso.

Saco de dormir

Una saco de pluma de tres estaciones cuya temperatura de confort (o al menos la temperatura límite) esté cercana a los -10 ºC será adecuado para la subida. Alternativamente la fibra tiene un mejor precio a cambio de mayor peso y volumen, pero no es muy habitual encontrar sacos de fibra para estas temperaturas. Un saco de cuatro estaciones puede ser perfecto pero seguramente el Kilimanjaro no justifica su precio.

Las personas que ya dispongan de saco de dormir para temperaturas algo superiores pueden emplearlo usando como complemento una manta polar que por muy poco dinero puede suponer bastantes grados extra. Dormir en tienda de campaña y/o en refugio permite este tipo de soluciones intermedias.

Respecto a la esterilla aislante será necesaria en todas las rutas de subida menos en Marangu sirviendo perfectamente una convencional. Otros complementos para dormir como las sábanas para el saco o la almohada son elección de cada uno.

Mochilas y cubremochila

Ya que la subida se realiza con el soporte de porteadores no se necesita una gran mochila para transportar todo nuestro equipo a la espalda. La clásica mochila de un día de unos 30 l de capacidad será más que suficiente para guardar la comida, el agua, algo de abrigo y los objetos personales. Elegir un modelo adecuado para montaña con el respaldo, tirantes y cinturón ergonómicos así como los acolchados necesarios es más que suficiente.

Mochila

Como complemento un cubremochila es casi imprescindible para proteger nuestras cosas en caso de lluvia. Algunas personas prefieren un poncho amplio que cubra también la mochila aunque creo que esta opción es menos práctica.

Para el resto del equipaje que no utilicemos en el día puede emplearse una bolsa de viaje, bolsa de deporte, petate,… convencional y será transportado por los porteadores. La mayoría de agencias utilizan grandes bolsas impermeables en las que introducen todo el equipo de la expedición, por lo que nuestro macuto normalmente estará bien protegido. El tamaño de esta bolsa aunque dependerá del equipaje puede estar entorno a los 60 l, siendo 15 kg el peso máximo habitual.

Cantimplora y potabilizador

En la subida se recomienda beber 4 litros diarios de agua para evitar la deshidratación y combatir el mal de altura. Cargar con tal cantidad en la mochila puede ser excesivo siendo 2 litros una cantidad de compromiso intermedia.

Las botellas de aluminio convencionales son válidas para esta ascensión aunque deberemos tener la precaución de emplearlas con funda térmica para retrasar la aparición de hielo en las jornadas a mayor altitud.

Botella de agua y funda

Los sistemas de hidratación tienen la ventaja de poder beber sin sacar apenas las manos de los bolsillos, aunque debe tenerse mucho cuidado con la posible congelación del tubo y la boquilla. Beber frecuentemente, guardar la boquilla pegada a nuestro cuerpo, o soplar por el tubo son los consejos que habitualmente se siguen para evitar la congelación de estos sistemas.

Sobre la potabilización del agua, en los campamentos dispondremos por lo general de agua hervida, pero para el camino es mejor estar preparado. Ya que hablamos de beber al menos 4 litros y transportar solo 2 con toda probabilidad necesitaremos recoger agua de los arroyos y entonces los filtros o pastillas potabilizadoras son imprescindibles.  Las pastillas suelen ser más baratas y eficaces que los filtros, aunque por contra dejarán algo de sabor en el agua.

Otros accesorios

Bastones telescópicos: Muy útiles para mejorar el equilibrio, liberar algo de peso de las piernas, y proteger nuestras rodillas y articulaciones en descenso.

Frontal y pilas: Imprescindible por la noche en las tiendas y para el día de subida a Uhuru Peak.

Toalla: Lo más práctico son las pensadas para montaña o acampada hechas con material muy absorbente y rápido secado. Dos de este tipo pequeñas son mucho más útiles que una toalla clásica.

Gafas de sol: Fundamental con filtro solar.

Paraguas: Lo más practico en la zona del cinturón forestal si nos sorprenden las lluvias. Un modelo plegable ligero es más que suficiente.

Bolsas de plástico: Todo tipo de usos.

Pinzas: Tres o cuatro pinzas permiten colgar algo de nuestra ropa o la toalla en la mochila para que se seque mientras caminamos.

Navaja, aguja, hilo, cordón de repuesto: Siempre útil para reparaciones de emergencia.

Móvil, cámara de fotos, mp3,…..: A voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *