Expedición chilena al Kilimanjaro

Una expedición chilena encabezada por los montañeros Claudio Lucero y Rodrigo Jordan inician hoy la ascensión al Monte Kilimanjaro. El equipo patrocinado por la farmacéutica Laboratorios Recalcine S.A., está formado por un total de 38 personas y tienen previsto hacer cumbre antes a finales de enero.

Para organizar la aventura una pequeña delegación encabezada por Gabriel Becker llegó el lunes a Tanzania, y desde entonces preparan en Moshi la expedición que recorrerá la ruta Machame buscando la mejor aclimatación posible para todos los expedicionarios.

El veterano Claudio Lucero el declaraciones recogidas por lanacioncl señalaba que “siempre he dicho que una persona que no tiene desafíos es alguien que carece de un alimento vital. A mis 77 años me sigue importando cada vez menos lo que hice antes, y sí me llama la atención lo que me falta por hacer. Mi próximo desafío se llama Kilimanjaro, un cerro que nunca he tenido la oportunidad de escalar”, en tanto que su compañero Rodrigo Jordan añadía por su parte que “por el solo hecho que sea la montaña más alta de África, escalar el Kilimanjaro supone un desafío importante para todos nosotros y en particular para mí, ya que lo haré con un grupo de amigos que conozco por más de 10 años”.

Ambos montañeros forman parte de la empresa Vertical S.A., conocida por sus expediciones al Monte Everest en 1992, el K2 en 1996 y la Antártica en 2002, todas ellas importantes hitos para el montañismo chileno.

Actualización (29/01/2009)

Finalmente un total de 20 de los 38 expedicionarios que formaban parte del equipo consiguieron alcanzaron la cima del Monte Kilimanjaro en la madrugada de ayer. El grupo fue conducido hasta la cumbre por Gabriel Becker, Alessandro Boitano y Sofía Jordan, miembros de la empresa Vertical S.A, ya que Claudio Lucero y Rodrigo Jordan prefirieron acompañar en descenso a cinco montañeros con problemas debido a la altura.

En las primeras jornadas un primer grupo de 11 personas ya había abandonado la aventura y regresaron a Moshi. El resto del equipo continuó hasta llegar a campamento Barafu, la antesala para subir el cráter Kibo  y coronar el Kilimanjaro, a 4.700 metros de altitud. En este punto otros 5 expedicionarios afectados con el mal de altura decidieron también regresar acompañados de los dos veteranos montañeros.

El balance se asemeja mucho al de cualquier otra expedición al Kilimanjaro en el que el porcentaje de ascensos con éxito se sitúa en promedia algo por encima del 50%.

Comentarios

  1. Eliana Ramirez dice

    AMIGOS , QUE LES VAYA EXCELENTE, CUIDENSE Y QUE LOGREN VER LA BELLEZA DE ESA HERMOSA ZONA, CUANDO HACEMOS UNA EXPEDICION CON MUJERES?,UN ABRAZO SE LES QUIERE
    ELIANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *