Geología y formación del volcán Kilimanjaro

El Monte Kilimanjaro es un estratovolcán -realmente tres Kibo, Mawenci y Shira- un tipo de volcán que se caracteriza por su forma cónica, estructura en capas y elevada altura.

Perfil del volcán Kilimanjaro

En la formación de este tipo de volcanes se suceden las erupciones que expulsan al exterior gran cantidad de lava, que se va amontonando una encima de otra en capas. La alta viscosidad de la lava eyectada, y su mezcla con las cenizas, hace que se solidifique en poco tiempo y no fluya demasiado lejos del cráter, dando lugar a montañas con forma cónica de elevada altura.

Otros famosos estratovolcanes son el Monte Fuji (Japón), Popocatépetl (México), o el Monte Elbrus (Rusia), este último también dentro del grupo de las 7 cumbres.

La formación del volcán Kilimanjaro

De los tres cráteres principales que forman el Kilimanjaro, Shira fue el primero en aparecer hace unos 2 millones de años, a continuación surgiría Mawenzi hace un millón de años, y por último Kibo, que solo tiene aproximadamente 500.000 años.

La lava expulsada por el cráter Shira era poco viscosa por lo que se desplazó lo suficiente en el terreno para formar la base del macizo de pendientes más suaves, seguramente sobre los restos de un volcán anterior, el Kilema. Extinguido Shira tras el colapso de su caldera, Mawenzi y Kibo eyectaron una lava de mayor viscosidad que propició que el conjunto fuese ganando altura y dando lugar a la actual configuración de la montaña, con las mayores pendientes en su parte más alta (de entre el 30 y el 40%).

Mawenzi cesó pronto su actividad, siendo su actual configuración fruto de la erosión que ha desgastado prácticamente toda la caldera volcánica, mientras que Kibo sufriría sucesivas erupciones lo que elevó la montaña hasta llegar casi a los 6.000 m de altura. La lava expulsada por Kibo colmató parte de la semiderruida caldera de Shira formando lo que hoy se conoce como Shira Plateau al Oeste, y dando lugar al Este a la meseta conocida como The Saddle.

El crater Reusch en la parte superior del volcán KilimanjaroAunque se cree que la última gran erupción de Kibo tuvo lugar hace 360.000 años, ha habido actividad volcánica  posterior y aun hoy se le considera un volcán dormido. El cráter Reusch, interior a Kibo, de 1,3 km de diámetro es uno de los resultados de esta actividad posterior, como también lo es el Ash Pit, una fosa de cenizas dentro de Reusch que solo tiene cientos de años de antigüedad.

Erosión y glaciarismo

La erosión y el glaciarismo han sido los otros grandes fenómenos que han dado forma al Kilimanjaro tal y como es ahora. El fenómeno erosivo más conocido tuvo lugar hace aproximadamente 100.000 años cuando un gran corrimiento de tierras en el exterior del cráter Kibo hizo que parte de los materiales se desprendiesen y se formase lo que hoy se conoce como el Barranco Valley.

Por su parte, los glaciares han dejado claras huellas a lo largo de los años, como las morrenas de la cara Sur o los anillos concéntricos  de la cara Oeste, resultado del avance y retroceso del hielo. La forma de los valles, típicamente en U, es otra las secuelas clásicas de la actividad glaciar en la zona.

El Gran Valle del Rift

El Monte Kilimanjaro es un estratovolcán relativamente joven, resultado de una constante salida de lava a través de una fractura en la corteza terrestre surgida en el oriente de África durante la formación del Gran Valle del Rift.

Esquema del Gran Valle del RiftAl hablar de un Rift Valley se hace referencia a la fractura que se produce en la corteza terrestre cuando sobre las placas tectónicas actúan fuerzas divergentes. El fenómeno comienza estirando y arqueando la corteza y termina por romperla dando lugar a fallas y volcanes.

Se trata de un proceso opuesto al que ha provocado la aparición de grandes cordilleras como el Himalaya o los Alpes que son el resultado de la continuada colisión entre placas tectónicas, siendo por lo tanto producto de fuerzas convergentes.

Se estima que hace 50 millones de años comenzó a formarse entre Asia y África un Rift valley de este tipo cuyo resultado actual es una enorme grieta de más de 6.000 km de longitud que va desde el Líbano en el Suroeste de Asia hasta Mozambique en el Sureste de África. Es el llamado Gran Valle del Rift.

La gran depresión que divide a Kenia en dos mitades, los Grandes Lagos de África o el macizo del Kilimanjaro son consecuencia de este fenómeno, que aun hoy continúa y terminará por fracturar el continente africano en dos partes que quedarán separadas por el Océano Índico.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *